A mi linterna algo raro le pasaba

Portada » A mi linterna algo raro le pasaba

A mi linterna algo raro le pasaba

En una noche de luna llena,

Y con la panza un poco llena,

Después de un terrible guisado,

Sentí que estaba cansao,

Y ay’  nomás me asenté,

A la sombra de un cohiue.

Queriendo preparar un té,

Para enfrentar la cansada noche,

Se ve que no había mosche,

Porque la noche estaba tranquila,

Y sin pensar cogí la mochila,

En busca de mi linterna,

 Al encontrarla me percate,

de que prendida la deje,

O al menos eso pensé,

Ya que la misma estaba muerta.

De forma muy acongojada,

Deje el te para después,

Como cansado me sentí,

Cogí sin queja alguna,

De  almohada mi mochila,

Y mirando a la luna,

Yo pensaba,

Que una pila me faltaba,

Pa’ que alumbre mi linterna.

En eso se escucha un ruido,

El ruido de un acordeón,

Y en eso como alusión,

a mi terrible problemón,

Sentí con mucha emoción,

 El tocar de un acordeón,

El canto de los difuntos.

Así que pa’ resolver mi terrible disgusto,

Ahí nomás me atreví y punto,

Con eso de leyendas y noches de encanto,

A la luna yo le canto,

Pa’ que ilumine mi camino,

Como pila yo no tengo,

Me he perdido en el camino.

A lo lejos se veía,

Una joda enardecida,

Era el diablo y su familia,

Haciendo un festejón,

Se notaba que la radio les andaba fallando,

Ya que andaban meta payando,

En medio de un fogón.

Y con la boca bien callada,

Me arrime a su payada,

Para preguntarle a ver si tenía,

Alguna pila bien cargada.

Lo encontré y me atreví,

Y sin dudarlo me dirigí,

Con duda y sin previo aviso,

Siempre mirando al piso,

Y preguntando con temor,

Si tendría alguna pila,

Pa´ prestarme por favor.

A lo que el diablo me respondió,

Que no había problema alguno,

Pero que debía hacerle un favor,

Cantar alguna canción,

Para los allí presentes,

Ustedes no me creerán, pero aquí la verdad es verdadera,

Y sin pretender que me crean,

De haber sabido una foto le pedía,

Para dejar asentado,

Aquel misterioso día.

Payar para los oyentes fue tan grande la ovación que senti,

Que del Diablo yo recibí,

Un pila bien cargada,

Y con la meta ya pactada,

Ahí nomas yo regrese,

A mi querido campamento,

Que con tanto lamento,

Había yo dejao.

Ahora estoy aquí,

 Transcribiendo lo sucedido,

Y para terminar aquí les digo,

Que el foco de mi linterna,

 Era lo que estaba jodido!!!

Puta Madre!!

By | 2017-02-02T17:12:41+00:00 febrero 21st, 2016|Categories: Reflexiones|Tags: , , , |0 Comments

About the Author:

Lisandro Arnodo, Argentino de 25 años. Viajero, escritor y fotógrafo. Son las 3 cosas que mas me apasionan!

Leave A Comment